Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Un hijo para el multimillonario

Un hijo para el multimillonario

Zana Kheiron

4.5
calificaciones
23.2K
Vistas
50
Capítulo

Danika Sinclair se mudó a la gran ciudad para ayudar a su familia rural. Abandonada por su padre cuando era niña, Danika tiene una certeza en la vida: no tendrá hijos con quien no pueda confiar. Hernán Allaband tuvo un accidente, quedó parapléjico y fue abandonado por su prometida. Ahora está bajo amenaza: o tiene un hijo o le quitarán el poder del negocio familiar y se lo entregarán a uno de sus enemigos. Una propuesta para ser madre sustituta. Un contrato matrimonial. Secretos del pasado. Pero ¿y el amor? ¿Nacerá entre estas dos personas de mundos tan diferentes? ¿O no están destinados a estar juntos?

Capítulo 1 ¿Cuánto

—Entre.

Danika miró la puerta abierta del Bentley y la oscuridad dentro del auto. Ella dejó escapar un suspiro burlón.

—¡Oh sí!— Respondió ella e intentó rodear el vehículo, para poder salir de allí lo más rápido posible.

—Señorita, por favor— Un hombre alto, de figura esbelta, de cabello claro, bajó del auto. Tenía una expresión neutral en su rostro.

—¿Quién eres tú, eh?— Preguntó ella y él levantó una ceja.

—¿No sabes quien soy?— Parecia genuinamente incrédulo. Danika chasqueó la lengua.

—Si lo supiera, no estaría preguntando, ¿verdad?— Normalmente Danika no era grosera, pero después de lo que pasó aquella noche, no estaba de humor para ser amable con los idiotas. Principalmente los hombres.

Él, vestido todo de negro, usó su dedo índice para subirse las gafas hasta la nariz y suspiró.

—Soy Kyson Banks, señorita Sinclair— Él tragó. Sabía su apellido. Él la conocía.

—Está bien, señor Banks, no tengo idea de cómo ni por qué sabe mi nombre, pero no me interesa tener nada que ver con usted—Dijo dando un paso atrás—Ahora, tengo que irme.

—Señorita, por favor, tengo algo muy importante que discutir con usted. Es algo que te gustará escuchar, te lo garantizo—Kyson comenzó a acercarse a ella y los ojos de Danika se abrieron con miedo—No necesitas tenerme miedo.

—¡No te aproximes!—dijo ella, esta vez, con más firmeza. Ella no esperaría hasta que él se acercara demasiado. Danika buscó torpemente en su bolso y rápidamente buscó la botella. Sintiendo que sus dedos tocaban lo correcto, lo agarró y, sin piedad, apuntó al rostro del hombre y presionó la pequeña palanca.

El grito que él dio cuando el gas pimienta golpeó sus ojos fue desgarrador. Llevaba gafas, pero parecía que el accesorio a menudo se deslizaba por el puente de su nariz, lo que hacía que sus ojos fueran más vulnerables al ataque de Danika.

—¡Te dije que te alejaras!—Ella gritó y trató de pasar, pero alguien la agarró por la cintura. Danika estuvo a punto de gritar, pero nada más que un sonido ahogado salió de su boca después de que una mano enorme la cubriera. En ese momento, la pelirroja comenzó a rezar a cualquier fuerza que existiera. ¡No podía morir todavía, ya que necesitaba cuidar de su madre y su abuela!

—¡Por Díos, señorita!—dijo Kyson, con los ojos completamente hinchados y rojos—¡No era necesario!

Le hizo un gesto con la cabeza al otro hombre para que la subiera al auto. Ella pateó, pero no tuvo oportunidad de liberarse del agarre de hierro del hombre.

Una vez dentro del auto, Kyson entró por la otra puerta y pronto el vehículo se puso en marcha. Danika prácticamente se pegó a la puerta.

Luego se dio cuenta de que no estaba sola con Kyson Banks, ya que había alguien más sentado en las sombras.

—¿Q-qué quieres de mí?—Su voz tembló. Estaba asustada y sentía que su corazón se aceleraba. ¿La matarían?

—Señorita Sinclair… ¡Solo quería ofrecerle un trabajo!

Esa voz... él era... ¡era el cliente de la sala VIP! Ella respiró hondo antes de hablar.

—¿Un trabajo?—Preguntó ella tratando de mantener la calma—¡Oh, por favor! ¿Prácticamente me secuestraste y ahora dices que es para ofrecerme trabajo? ¿Te has vuelto loco, has perdido la cabeza?

—No, señorita Sinclair. Soy muchas cosas en esta vida, pero loco no es una de ellas. Kyson, dale el sobre, por favor.

Así lo hizo y Danika aceptó con manos temblorosas el sobre que le entregó el rubio. Ella lo abrió y frunció el ceño después de leer el comienzo del contenido.

—¿Subrogación?—Preguntó confundida.

—Así es, señorita—respondió Kyson nuevamente y Danika se irritó. El más interesado en esto era el jefe, pero el hombre ni siquiera dio la cara, ¿cómo podía esperar que se explicara?

—Dice “sin contacto físico”, pero entonces… ¿cómo podríamos tener un… hijo?—preguntó, y luego frunció el ceño ante su propia pregunta, como si considerara la locura. "¡Mi curiosidad aún no me abruma!"

—¡Buena pregunta!—dijo Kyson alegremente—La inseminación artificial es la respuesta. Sencillo, sin contacto, más posibilidades de éxito.

—Ya veo…— Danika tragó y se volvió hacia el hombre en las sombras— ¿Por qué yo?

—Porque te estoy mirando desde hace un tiempo. Tienes buena genética, estás sana, eres bastante inteligente y eso me basta. No te gustan los hombres por dinero, pero eso no significa que no lo necesites. De lo contrario, no estarías trabajando en un restaurante donde aquí y allá algunos clientes exigen más de tu... atención, y tienes que abstenerte de golpearlos— El hombre respondió a su pregunta con un tono muy educado, casi amigable.

Cuando dijo eso, Danika se sonrojó. Por supuesto que él conocía la situación del cliente ruso.

*ESCENA RETROSPECTIVA*

—No necesitas trabajar aquí, mi belleza. Con un cuerpo así puedes hacerte rica en un abrir y cerrar de ojos— El hombre insistió y habló como si ella no lo hubiera ignorado a propósito en los últimos minutos.

—Lo siento señor, no soy un objeto que puedas comprar. No quiero aceptar tu oferta. Y no lo haré. Ahora, con permiso— Dijo e intentó pasar, pero él le bloqueó el paso.

Estaban cerca del área VIP, por lo que los otros clientes no estaban realmente cerca. Como la puerta estaba ligeramente abierta, en todo caso,ella esperaba que el hombre que estaba dentro la ayudara.

—Solo una noche. ¡Sé mía y te cubriré de oro!

El hombre no era feo, al contrario. Pero él era del tipo que Danika encontraba repugnante. Aquellos que pensaban que podían comprar a cualquier chica con unos cuantos billetes y promesas falsas.

Intentó tocarle el brazo, pero ella retrocedió.

—No me toques— Le advirtió ella, pero él pensó que solo se estaba haciendo la difícil.

—Ya, no te hagas el difícil— De nuevo, intentó poner sus manos sobre Danika, esta vez, en su cintura.

Al momento siguiente, a Danika le dolían los nudillos porque acababa de golpear al hombre en la nariz.

Él se apoyó contra la pared, ya que no esperaba esa reacción por parte de la pelirroja.

—¿Pero qué diablos?—preguntó, su voz sonaba extraña mientras se cubría la mitad de la cara con una mano. Danika sabía lo que eso significaba, combinado con el aspecto sangriento: le había roto la nariz.

—¡Te lo dije!

—Lo que está sucediendo aquí…? —Preguntó el gerente y miró al hombre sangrando— ¡Señor Sokolov!

El gerente, el señor Dupont, abrió mucho los ojos y corrió horrorizado hacia el ruso. Le dio a Danika una mirada irritada.

—¡Me dio un puñetazo!— dijo el señor Sokolov indignado—¡Quiero que te deshagas de ella ahora mismo! ¡Esta chica debería ser despedida! ¿Mantienen animales sirviendo a la gente aquí?—Preguntó y miró a Danika como si pudiera matarla.

—¡Perdóneme, perdóneme, señor!

—¡Ni siquiera vengas con “perdón”!—El ruso escupió las palabras—Despídela. ¡Ahora!

Danika era la mejor mesera, a pesar de llevar poco más de seis meses en la casa. Trabajó duro y siempre estuvo dispuesta a trabajar más. Ella nunca tuvo ningún tipo de problema con ningún cliente.

Orson Dupont miró a Danika con ojos llenos de lástima y ella supo que él cumpliría las órdenes del hombre horrible.

—¡Danika, estás despedida!— Dijo el gerente con su acento muy francés. Él se dio cuenta de que él se estaba disculpando con los ojos, algo que el señor Sokolov no podía ver.

—¡Bien!—Dijo ella y se giró para irse, pero antes…— Él intentó acosarme. ¿Debería dejar que me toque? ¡Me ofreció dinero!

El señor Dupont miró al señor Sokolov, que tenía un brillo peligroso en los ojos.

—¡Yo no hice tal cosa!—Negó—¡Y encima esta “сука” (puta) está tratando de denigrarme! ¡Soy Ígor Sokolov! ¡No necesito pagar por sexo!

Danika se mordió la lengua porque quería responder con algo como "¿Debería yo saber quién eres?", con su tono y mirada más irritantes y desdeñosos. Pero ella no lo hizo. Era mejor salir de allí con un poco de dignidad que meterse en más problemas. Al final, ella sería la que más perdería.

—Ven mañana a firmar tu despido—dijo el señor Dupont en voz baja y asintió, deseando que Danika se fuera.

Hernán Allaband, quien se encontraba dentro de la sala VIP (una sala oscura y muy discreta), a la que acababa de asistir Danika, sonrió. Le había pedido a Kyson que usara la psicología para que el ruso reuniera el coraje para hablar con Danika y luego ponerla a prueba.

—¿Kyson? ¡Ella es única!—La había estado mirando desde hacía algún tiempo.

*FIN DEL FLASHBACK*

—Mira, gracias, pero… no va a pasar—​​dijo Danika y la sonrisa maliciosa que jugaba en los labios de Hernán desapareció.

—¿Porque no?—Le preguntó.

—¿Qué? Querías una respuesta y se la di. ¡Ahora detén el auto!

—¡Quiero saber el motivo de esta negativa!—Dijo él, perdiendo la paciencia.

—No importa. ¡Ahora detén el maldito auto!

Hernán aspiró aire entre dientes antes de hablar.

—¡Detén el maldito auto!—Ordenó y Danika levantó una ceja, abriendo la puerta y saliendo.

Ella respiró unas cuantas veces y miró a su alrededor. Ella no estaba lejos de casa.

“¡Al menos eso!”, agradeció al cielo por no tener que caminar una larga distancia. Su vida era un desastre en ese momento. ¿Qué más podría pasar?

Danika miró su edificio y sonrió. Por fin podría disfrutar de un poco de paz.

—¡Ah, allí estás!—Danika hizo un puchero al escuchar esa voz.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Zana Kheiron

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro