icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
LA CEO Y EL NUEVO RICO

LA CEO Y EL NUEVO RICO

Rdan

5.0
calificaciones
3.4K
Vistas
25
Capítulo

Mi nombre es Valentina Barker, hace un par de meses he terminado mis estudios en el extranjero y hoy regreso para incorporarme como la ceo de la constructora de mi padre, no pude imaginar que en el nuevo camino de vida que tomaría me encontraría con mi amigo de la infancia, ese amigo que mis padres me obligaron a olvidar por no ser de la misma clase social pero por azares del destino todo el futuro de mi familia estará en manos de Lucien Maslow. ⚠️ Advertencia ⚠️ 🚫+21 🚫Sexo explicito 🚫 Lenguaje inapropiado. ⚠️si es sensible a estos temas absténgase de leer⚠️

Capítulo 1 Regresó a México

—¡Es hoy, es hoy!

Estaba sumergida en un profundo sueño, hasta que aparece mi querida amiga pamela con sus gritos de perra loca.

—Siempre es hoy Pamela ¿Deja de gritar?

—Despierta, hoy regresamos a México, después de 6 años.

Al escuchar sus palabras abro mis ojos como platos, es verdad hoy regresamos, me giro para ver el reloj que se encuentra en la mesita de noche.

Y ya es media mañana, tengo el tiempo justo para levantarme, debo ir a la oficina del rector por mi título y alistar mis maletas

—Si no me despiertas hubiera seguido dormida.

—¿Cuando cambiarás Valentina? Si sabes que llegando a México tendrás que hacerte cargo de la constructora de tus papás.

—Ni me lo recuerdes, no entiendo cómo mi padre puede ser tan irresponsable para dejar todo su imperio en mis manos apenas me acabo de graduar y ya quiere que sea la ceo, siento que ese puesto lo único que va a ser será robarme mi juventud apenas tengo 21 años y recuerdo como mi padre se estresaba cada vez que tenía que hacer algún negocio.

—Tranquila nena estoy segura que lo aras muy bien, además me tienes a mi que seré la vicepresidente de la compañía, lo vamos a lograr en grande.

Así es mami siempre dándome ánimos en los peores momentos por eso es mi mejor amigo y sobre todo es la hija jurada de mis padres.

Hace aproximadamente 6 años sus padres murieron en un fatal accidente y mis padres como sus padrinos tomaron por completo su custodia desde entonces la han tratado como una segunda hija y para mí más que mi mejor amiga es mi hermana.

Estoy muy segura que sin ella aquí mi estadía en el extranjero hubiera sido un terrible tormento.

Un tormento como el que fue mi niñez, ya que al ser hija única y ser la hija de los grandes constructores Barker estuve sola por mucho tiempo, hasta qué llegó mi queridísima Pamela a vivir a casa aunque no fue en la mejores circunstancias su llegada me hizo muy feliz.

Lamentablemente mis padres decidieron mandarnos a estudiar al extranjero, para prepararnos mejor ya que ella y yo seríamos las que se hagan cargo de su empresa, es algo que a mí no me emociona, la verdad siento que es mucha responsabilidad que tengo que cargar desde muy joven, me hubiera encantado tener un hermano, lamentablemente por cuestiones de salud mi madre ya no pudo tener más hijos.

Finalmente decido levantarme y corro a la ducha.

Tardo alrededor de 15 minutos en la ducha y salgo al cuarto donde Pamela ya se está maquillando.

—Sabes Pamela, se me hace muy raro que mis padres no vinieran a nuestra graduación.

—A mi también, tenemos un año sin verlos y además era nuestra graduación algo importante para nosotras.

—Si Pamela, por eso me hace muy feliz regresar y descubrir que está pasando.

—¿Crees que esté pasando algo malo?

—Espero que no. —Le respondo mientras me pongo un conjunto de pants deportivo, por lo general no uso maquillaje, así que me desenredo el cabello y me despido de Pamela.

Salgo de la habitación y voy a la oficina del rector, lo bueno esque está universidad es como un internado y todo está aquí mismo.

Rápidamente llegó y ahí está la secretaria que siempre me ha tratado con mucho cariño, apenas me ve y me recibe —Pasa, el rector te está esperando.

—Gracias.

Entró a la oficina y ahí está él, el rector puede entenderse que es un hombre adulto, pero en realidad es un hombre de 30 años muy atractivo, si es mi amor platónico, pero nadie sabe es un secreto que me llevaré hasta México.

—Te estaba esperando Valentina, ya solo faltas tu de recoger tu título y cédula profesional.

—Gracias por esperarme, me quedé dormida —respondo apenada.

—Me imaginé que la chica genio estaría dormida.

—¡Como siempre!

—Te la pasabas durmiendo y un así fuiste el mejor promedio, creo que tú IQ es más alto de lo que aparentas ¿De verdad te tienes que ir?

—Si, mi padre me necesita en México.

—Si cambias de opinión será un honor que formes parte del personal docente de esta institución.

—Gracias por la oportunidad y la tomare en cuenta.

—Muy bien te entrego tus documentos, será un placer para tus padres recibirte con estas notas de excelencia.

—Gracias rector, por todo espero un día volver a verlo y si un dia va a México avisenme, lo recibiremos con mucho gusto.

—Ten la plena seguridad que las Próximas vacaciones viajaré para México, tengo una razón muy poderosa que me hará ir.

—En ese caso le dejo mi número de celular para que me avise para recogerlo en el aeropuerto.

Agarre una hoja que estaba en el escritorio y lo escribí y le dibuje un corazón.

Ahora que no seré alumna, nada me impide expresar mis verdaderos sentimientos hacia Kenai el rector

Estaba a punto de salir cuando voltee y le dije —Adios Kenai.

Me giré para salir lo más rápido posible, nunca le había hablado por su nombre, pero está vez mis nervios aparecieron y no me permitieron salir tan rápido como quería.

Entonces sentí como alguien me tomo del brazo y me jalo para caer en un fuerte abrazo.

Poco a poco sentí en mi rostro un fuerte respiración levanté mi cara y quedé muy cerca de el bello rostro de Kenai.

Nuestras respiraciones se mezclaban, cada vez se sentían más pesadas.

Kenai bajo su rostro y sin previo aviso nuestros labios se mezclaron, no me di cuenta cuánto tiempo paso solo se que los dos estábamos perdidos en un beso lleno de sentimientos.

—No nos dimos cuenta de lo que estábamos haciendo, hasta que la secretaria de Kenai toco a la puerta.

Rápidamente di un salto alejándome de Kenai, el se limpio un poco los labios y le dio el pase a su secretaria, me pidió que lo esperara, pero apenas entro la secretaria yo aproveche para salir de la oficina y correr por los pasillos hacia mi habitación.

Sabía que dentro de la habitación estaba pamela alistando las maletas por lo que antes de entrar respire profundo un par de veces.

Me faltaba muy poco por empacar por lo que guarde mis cosas en tiempo record, Pamela ya había terminado por lo que le pedí que saliéramos lo más rápido posible y ella aceptó.

Ambas salimos de la escuela como si fuéramos un par de ladronas.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Rdan

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro