back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La Mentira Detrás De Tu Rostro

La Mentira Detrás De Tu Rostro

Mely_RM

5.0
calificaciones
62
Vistas
9
Capítulo

Victoria es como su nombre indica la capacidad de vencer. Obtener la victoria después del accidente que cambia todo , acaba con sus sueños y lo único que le deja es un inmenso dolor y una sed de venganza. Llega alguien, con una mirada confusa pero encantadora, que se obsesiona en hacerla sonreír. Victoria y David viven una historia de amor como muchas o como ninguna. Un amor destinado al fracaso, desde el instante en el que aquellos dos autos chocaron provocando el accidente, colisionando sus mundos después de este o tal vez no sea fracaso la palabra correcta...

Capítulo 1
Cambiando mi vida

Hay momentos en nuestra vida que son transitorios.Algunos piensan que solo necesitamos esperar a que la vida nos sorprenda. Pero yo pienso que debemos demostrarle a la vida que somos dueños de nuestros propios destinos.

La felicidad viene y va. Yo, soy una chica muy positiva, amo la vida y actuó en consecuencia. Soy fiel creyente de que solo yo puedo decidir si quiero estar en un mundo gris y amargado o en uno de colores y felicidad . Solamente yo soy dueña de mi misma. No creo en los acontecimientos inesperados, todo ocurre por algo. El universo no conspira contra tí sino que te pone obstáculos para que demuestres cuanto vales.

-¿Qué tanto escribes jovencita?

-Ya sabe señor, siempre con mi diario en mano. Solo ideas sueltas.

-Los jóvenes de hoy...-suspira.

Vengo de la casa de mis abuelos y mi vecino, un anciano muy amable venía para la ciudad y como le quedaba de camino me hizo el favor de traerme a mi casa.

Río internamente y me dispongo a terminar mi escrito.

El amor es algo en lo que también creo, así como muchos creemos en los cuentos de hadas , en las mentiras, en las historias, en las palabras de personas importantes, el amor es cuestión de creer y confiar. Alguien me dijo una vez que son ciegos todos los enamorados, no hay ciego más ciego que aquel que no quiere ver, estos son palabras de abuelos, de los míos por ejemplo pero no dejan de tener sentido y ser ciertas.

Algún día alguien me mirará de tal forma que me hará confiar. Solo algún día seré yo la que bajo la luz de la luna jure mi primer te amo, me vea reflejada en los ojos de mi gran amor. Mirando al único rostro transparente en el que a través de él siempre veré la verdad de su amor por mi....

Lo vuelvo a leer y prefiero guardarlo en mi mochila .No quisiera que pensara que soy rara o una loca que no para de anotar cosas.

Es que es así.

Pff vale vale .Miro hacia la ventana. Todo se mueve tan rápido. Dicen que no hay nada como la casa de uno y creo que es real . Ansió volver a casa cuanto antes.

Estoy metida en mis pensamientos como de costumbre cuando soy interrumpida por el ruido sordo que vino a continuación, aquel carro tan grande chocó contra nosotros. Después de eso vino lo peor. Nuestro auto estaba en una carretera y nos desviamos hacia un camino rocoso, dió vueltas, varias vueltas. Ya había perdido el conocimiento, en el momento en que algo golpeó fuertemente mi cabeza pero podía escuchar ruidos .Es como si estuviera...¿muerta?, no lo sé. Hasta que esa sensación desapareció y ya no tuve contacto con lo que me rodeaba.

Dicen que cuando vas a morir ves tu vida pasar en cámara lenta .Todos los recuerdos, absolutamente todos llegan a tí. Tus momento tristes y felices pero no dejas de estar suspendida en el tiempo sin saber nada. Solo unos pasos y sonidos extraños que atacan mi inconsistencia.

Yo estaba así y no sé por cuánto tiempo. Sentía que estaba ahí pero a la vez no. Quería abrir mis ojos pero no podía. Dios sabe cuántas veces lo había intentado.

****

Lentamente siento que mi fuerza de voluntad responde a mis intentos. Mis ojos comienzan a abrirse y aturdida miro a mi alrededor.

-Al fin-mi madre corre a mi lado y toma mi mano, puedo ver su cara cubierta por las lágrimas .

-Ma-ma-tartamudeo.

-¿Me reconoces ?. ¿Estás bien?-se siente la desesperación en su voz pero yo tengo la garganta muy seca, eso dificulta que logré a hablar-¡Enfermera!_ grita mamá.

-Agua-es la única palabra que logro articular .

Me siento rara, veo a mi madre se quién es, pero no recuerdo, no sé qué hago aquí y porque estoy así. No entiendo nada

-Si diga-contesta la enfermera, pasa la vista de mi madre a mí y parece darse cuenta-Oh, buscaré al doctor Gutiérrez inmediatamente-y con eso sale corriendo de la habitación.

Me esfuerzo por preguntar-Qu-que pa-so ,que pasó-pregunto sin fuerzas-mamá abre la boca y la vuelve a cerrar como sino estuviera segura de que decir .

Se abre la puerta

-Hola, soy el doctor Gutiérrez y aquí debería estar mi asistente pero no llegó aunque se debe admitir que ha estado muy pendiente a usted-puso cara de desaprobación y volvió a fijar sus ojos en mi-Bien, señorita Victoria, lleva internada alrededor de una semana, a causa del golpe que recibió en la cabeza, es un milagro que este viva, además en el accidente....

Deje de escuchar, cuando mencionó la palabra "accidente", incluso me atrevería a decir que dejé de respirar. Todo llegó a mi por fragmentos.

El auto

Mi diario

El auto chocando

El golpe en mi cabeza

El ruido del auto cayendo

Una pesadilla. Eso es,tiene que serlo

Y como si hubiera sido una puñalada en el pecho, grite desesperadamente.

-¡Una pesadilla!. Tiene que serlo, dios que pasó. Mamá dime algo por favor.

-Usted decide-el médico miro a mi madre y ella asintió con la cabeza.

-Tuviste un accidente y no sabemos que consecuencias traiga. Ahora te harán exámenes para saberlo.

Yo solo la miraba. No sabía que decir pero tenía que ser positiva. Darle ánimos. Yo seguramente estaría bien. Tenía que encontrar ese motor impulsor que siempre me ayudó a sobrellevar todo.

-Mamá, hey mami, estoy viva, seguro todo estará bien. Podría haber sido peor.

-Es admirable que usted sr Victoria sea tan positiva. Ahora sí me permite necesito hacerle algunos exámenes de rutina.

Después de examinar mis ojos con una luz y ver que todo estaba bien por esa parte y hacer algún que otro examen.

-Ahora voy a pasar este alfiler por sus piernas.

Mis piernas....Me quedo desconcertada por un momento y miro hacia abajo donde el médico pasa el alfiler e incluso me pincha y yo....No siento nada.

-Mamá-dije en un susurro.

-Mamá-repeti en el mismo tono.

-¿Que pasa hija?-pregunto asustada.

-No...me...siento...las...piernas- aun estaba en estado de shock.

-¡¿Que?!-gritó mi madre

-¿Que pasó con mis piernas mamá que pasó ?. ¡Dime!-grite desconsolada mientras intentaba con todas mis fuerzas moverlas.

-Calmese por favor

-No las siento, no...-un sollozo escapó de mi garganta.

-¿Lo siente?-me preguntó mientras movía con mas fuerza el alfiler. Incluso mi madre hacia una mueca de disgusto como si le estuviera doliendo a ella. Pero yo. Simplemente no sentí nada. Ni cosquillas. ¡Esto no me podía estar pasando!

Parecía una pesadilla.

-No, no siento nada...-dije tapándome la boca para evitar otro sollozo.

La expresión de su cara me dijo que había problemas. Todo estaba mal.

-Mañana haremos algunos exámenes.Todo estará bien , esperemos- y con esto salió de la habitación.

-Hija, lo mejor es que te calmes verás como todo va a estar bien- ví como mi madre reprimía las lágrimas.

***

Grité, llore, volvi a gritar y a llorar por horas. Me dieron calmantes y me pedían que estuviera tranquila que sería contraproducente para mí, apenas y había despertado, no estaba bien del todo. Veía que ya nada tenía sentido ya ni siquiera podía mover mis piernas. Yo no podía caminar.

Tuve sentimientos encontrados. Y una sensación de vacío. Por primera vez no era optimista. Poco a poco y en instantes mi escencia se iba apagando, todo e incluso yo había perdido su color.

Horas más tarde el doctor hace su entrada después de una cantidad de exámenes.

-El accidente fue causado por una lesión en la médula espinal, a causa del golpe que recibiste. Pero dependiendo de tu evolución podemos hacer una cirugía, que por supuesto puede o no puede funcionar. Eso no lo sabemos pero confío en que sí.

-No quiero nada de esto. Solamente quiero ir a casa.

-Seria bueno que fuera a ver a un sicológico, ya sabe, por el trauma, los cambios de actitud, son trastornos normales y deben ser tratados- le comenta a mi madre como si yo no estuviese presente.

-No-digo sin mirarlos.

-Las dejo para que hablen.

-No puedes ser así de grosera con el doctor, ¿que te está pasando?.

-Sera que acabo de tirar mis sueños a la basura y convertirme en una invalida dependiente.

-No me gusta que hables así, hay personas que nacen así y logran ser felices.

-Pues yo no, ya déjeme , ¿si?.

Mi madre sale de la habitación y alcanzo a ver como se limpia una lágrima, una por todas las que yo estoy derramando sin consuelo.

Descargar libro