Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Amor Fatal

Amor Fatal

Amanda

4.9
calificaciones
1.4M
Vistas
1323
Capítulo

Hace tres años, la familia Moore se opuso a la decisión de Charles Moore de casarse con su amada mujer y seleccionó a Scarlett Evans como su novia. Pero Charles no la amaba. De hecho, la odiaba. Poco después de la boda, Scarlett recibió una oferta de la universidad de sus sueños y se lanzó sobre ella. Tres años más tarde, la amada mujer de Charles cayó terriblemente enferma. Para cumplir su último deseo, él llamó a Scarlett y le presentó un acuerdo de divorcio. La joven estaba profundamente herida por la abrupta decisión de su esposo, pero ella decidió dejarlo libre y aceptó firmar los papeles. Sin embargo, Charles pareció retrasar el proceso deliberadamente, dejando a Scarlett confundida y frustrada. Ahora, Scarlett estaba atrapada en las consecuencias de la indecisión de Charles. ¿Sería capaz de liberarse de él? ¿Charles eventualmente entraría en razón y enfrentaría sus verdaderos sentimientos?

Capítulo 1 Divorcio

Punto de vista de Scarlett:

Salí del baño con un fino camisón de encaje, el cual tenía un amplio escote en la espalda. De hecho, era tan corto que solo cubría parcialmente mi trasero, así que estaba mostrando demasiada piel.

De pie junto a la ventana, Charles Moore se dio la vuelta. Llevaba una bata de baño a rayas negras ligeramente abierta, dejando al descubierto su pecho fuerte y delgado, además de un cinturón atado a su cintura.

De pronto, sus ojos se posaron en mí, y supe que había logrado despertar su interés.

A pesar de que llevábamos tres años de casados, nunca habíamos tenido relaciones sexuales.

Yo sabía que él estaba enamorado de otra persona, así que volé a Francia poco después de nuestra boda.

En los días pasados, la abuela de Charles me llamó y me dijo que era hora de que la familia Moore le diera la bienvenida a un nuevo miembro.

De inmediato comprendí su mensaje implícito. Y para ser honesta, no odiaba la idea de tener un hijo con Charles, incluso me ilusionaba.

Definitivamente, ese sería un motivo suficiente para volver a estar a su lado.

¡Lo había extrañado tanto estos últimos tres años!

Colocando mis manos detrás de la espalda, caminé lentamente hacia Charles y dejé que me mirara cuidadosamente desde la distancia.

La sorpresa en sus ojos era evidente y yo solamente deseaba que me hiciera suya en ese instante.

"Ven aquí", susurró él.

Mordiendo mi labio inferior, obedecí y envolví los brazos alrededor de su cuello.

Entonces Charles me sujetó por la cintura y me preguntó al oído: "¿Me estás seduciendo?".

La calidez de su aliento hizo que mi piel se erizara de pies a cabeza y mi deseo aumentara, amenazando con estallar.

"¿Está funcionando?".

Entrecerrando los ojos, él sonrió y agregó: "¿Esto es lo que has aprendido en Francia en todo este tiempo?".

"¿Te gusta?", murmuré en tono expectante, sintiendo cómo mi corazón se aceleraba sin control.

"Scarlett, eres hermosa".

Su elogio me hizo ilusionarme al instante, pensando que Charles también me había echado de menos tanto como yo a él.

"Oye, ¿qué te parece si tenemos un...?".

"Pero quiero el divorcio".

Ambos hablamos al mismo tiempo.

Mi mente se quedó en blanco y sentí como si alguien me hubiera dado una patada en el estómago.

Lo que había querido decirle era que tuviéramos un bebé, ¡jamás imaginé que Charles fuera a pedirme el divorcio justo ahora!

Él me soltó, dio dos pasos hacia atrás y suspiró profundamente antes de hablar: "La salud de Rita está peor que antes y no creo que pueda aguantar más tiempo con vida. Quiero casarme con ella".

Aunque tenía la ilusión de que todo fuera un invento de los medios, resultaba que los rumores de su compromiso eran ciertos.

"Después de que firmemos el divorcio, te daré otros cien millones de dólares como compensación de acuerdo con nuestro contrato", el tono de Charles era tan firme que parecía que ya había tomado una decisión imposible de cambiar.

Como resultado, no pude evitar llorar con amargura, aunque rápidamente bajé la cabeza ya que no quería que él me viera.

"¿Qué pasa? ¿Estás bien?".

Después de limpiarme la cara, traté de controlarme y respondí: "Sí, es solo que estoy muy feliz por mí".

"No entiendo. ¿Qué quieres decir?".

"Me refiero a que finalmente volveré a ser libre. ¿Cómo no voy a estar contenta?", respondí, haciendo todo lo posible por tragarme mi dolor y forzando una sonrisa.

"Vaya, sinceramente no esperaba que estuvieras de acuerdo tan fácilmente".

Entonces mi sonrisa se hizo más amplia y agregué: "Creo que es una buena decisión para los dos".

Una ráfaga de viento frío entró por la ventana, levantó el dobladillo de mi camisón, y fue hasta entonces que me di cuenta de que aún seguía con esta absurda ropa con la que pretendía provocarlo.

¡Me sentía tan estúpida!

Frustrada y dolida, agarré una bata de baño, me la puse y até fuertemente el cinturón alrededor de mi cintura. Luego cerré la parte superior y crucé los brazos sobre el pecho, con la esperanza de sentir algo de calidez después de las gélidas palabras de Charles.

"Si nos divorciamos, tú podrás casarte con Rita y yo puedo buscar al hombre del que me enamoré. Mataremos dos pájaros de un tiro".

Frunciendo el ceño, Charles preguntó confundido: "¿Cuándo te enamoraste de otra persona?".

Deseando que todo esto fuera un mal sueño, respiré hondo y mentí otra vez: "Hace muchos años".

¡Ojalá pudiera decirle cuánto lo amaba y pedirle que se quedara conmigo!

"¿Y cómo se llama?".

Me pareció un poco extraño que Charles quisiera saber más sobre mi novio misterioso justo después de decirme que quería divorciarse de mí, por lo que entré en pánico y no supe qué más inventar.

Pero de pronto, su teléfono comenzó a sonar, salvándome de continuar con esta farsa.

"¿Rita? ¿Qué sucede?", Charles caminó hacia el armario y atendió la llamada.

Cuando volvió a salir, ya llevaba puestos un par de pantalones y una camisa, después agarró su chaqueta y se la puso frente al espejo.

"Bueno, Rita me necesita, así que tengo que irme. Si quieres, podemos seguir hablando cuando regrese".

Habiendo dicho esto, se marchó sin mirar atrás.

Parecía que cuando se trataba de Rita, él estaba disponible sin importar la hora que fuera.

Minutos más tarde, mi celular vibró con la llamada de un número que no tenía registrado.

"Hola, disculpa, ¿Charles está contigo?", aunque la voz sonaba tan dulce como la miel, podía imaginar la sonrisa victoriosa de la mujer que hablaba del otro lado de la línea.

Era verdad que llevábamos años sin vernos, pero sin duda podía jurar que era Rita.

Irritada por todo lo que me estaba pasando, apreté los labios y me quedé callada.

"¿Dónde está Charles? Prometió venir y acompañarme esta noche", insistió Rita, a pesar de la ausencia de mi respuesta. ¡Era verdaderamente molesta!

"Acabas de llamarlo, ¿no?", dije finalmente, dejando entrever mi fastidio.

"Ah, sí, ¡lo había olvidado!".

Enseguida, Rita estalló en una risa que sonó como si alguien rasguñara una pizarra: "Perdón por haberle pedido a tu esposo que viniera a verme tan tarde".

"Sí, como sea. ¿Necesitas algo más?".

"Bueno, también quería preguntarte si Charles ya te mencionó que se quiere divorciar de ti".

Yo estaba a punto de responderle cuando escuché de fondo la grave voz de Charles: "¡Rita, ya llegué! ¿Estás bien?".

Dado que él jamás me había hablado con tanta preocupación, fue inevitable que mis ojos se llenaran de lágrimas.

Habiéndome restregado en la cara que mi marido estaba con ella, Rita colgó el teléfono.

Una vez acostada, di vueltas y vueltas en la cama durante toda la noche.

Obviamente, Rita había hecho esto solo para provocarme, pero más que su actitud engreída y podrida, fue la indiferencia de Charles hacia mí lo que me hizo perder el sueño.

Ni siquiera me mandó un mensaje en toda la noche.

Sin embargo, lo entendía. Estando al lado de la mujer con la que se casaría, no debía esperar que me prestara atención.

Pasaron las horas y me perdí en mis pensamientos hasta que el día ahuyentó la oscuridad.

Tenía la mirada fija en el techo cuando alguien llamó a mi puerta, así que me puse de pie y encontré a Charles parado afuera, quien evidentemente no había llegado a dormir.

"Quiero que hables con Rita", él dijo convencido.

Notando las profundas ojeras debajo de sus ojos, me fue imposible no preguntarme si había estado despierto toda la noche haciendo el amor con su nueva prometida.

"¿Perdón? ¡Debes estar bromeando!".

"Por favor, no la hagas sentir culpable. Dile que estás enamorada de otra persona y que ella puede estar tranquila", añadió Charles.

"Okey, está bien".

A juzgar por su expresión, mi aparente calma y disposición habían sorprendido a mi aún esposo.

"De acuerdo. Date una ducha y arréglate, te espero abajo", con eso, él giró sobre sus talones y se fue.

Sola en mi dormitorio, me dirigía hacia el baño cuando recibí la llamada de mi mejor amiga, Tiana.

"Hola, Tiana, ¿cómo estás?".

"¡Perra, bienvenida de nuevo!".

"Jajaja, gracias por el caluroso recibimiento".

"¿Piensas quedarte esta vez o te irás de nuevo en cuanto tengas oportunidad?".

"Me quedaré por el momento".

"¡Perfecto! Por cierto, ¿has considerado trabajar para nuestro canal de televisión? Ya que tienes experiencia en los medios de comunicación, tu voz es agradable de escuchar y además eres bonita, deberías aprovecharlo. ¡Es el empleo ideal para ti!".

"Bien, lo tomaré en cuenta".

"Y... ¿ya hablaste con Charles?", Tiana preguntó cautelosamente, bajando el tono de su voz.

"Sí".

"¿Te habló de la estúpida por la que te reemplazó?".

"Sí, también".

"¡Bah! ¡Ese idiota es más cínico de lo que pensaba! ¿Te platicó de ella así como así? ¿Como si se tratara de cualquier cosa?".

"Sí, así es. También me pidió que la viera hoy".

"¡No me digas que te vas a reunir con esa zorra roba maridos! Apuesto a que ha estado insistiéndole a Charles para que se divorcie de ti y se case con ella. Honestamente, no entiendo por qué esa mujerzuela sigue tratando de encajar con la familia Moore siendo que ellos la rechazaron desde hace tres años. ¿Qué le hace pensar que ahora van a cambiar de opinión?", Tiana rugió como una leona embravecida desde el otro extremo de la línea.

"Pues así es esto, mi querida amiga".

"¿Por qué hablas de forma tan resignada? Todavía lo amas, ¿verdad?".

Pero yo me quedé en silencio. ¡Por supuesto que seguía amando a Charles con cada fibra de mi herido corazón!

"¿Scarlett?", Tiana susurró con preocupación, devolviéndome a mis sentidos.

"Tengo que irme. Te llamaré más tarde, ¿sí? Cuídate".

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro