back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
INVITACIÓN PROHIBIDA

INVITACIÓN PROHIBIDA

RUL GONZALEZ

5.0
calificaciones
42
Vistas
5
Capítulo

Una sobrepoblación de mujeres a nivel mundial, lleva a la sociedad a implementar de nueva cuenta una práctica antigua. Los Harenes, esta práctica perdura por décadas, hasta que el balance entre hombres y mujeres vuelve a ser normal, sin embargo, una de las casas más poderosas lo sigue llevando a cabo en secreto, Los Deliens. El HARÉN de los Deliens con el paso del tiempo se convierte en un mito al igual que la existencia de Estefanía Vaciliev, la primera mujer nacida en la casa Vaciliev y a quien sus padres deciden ocultar del mundo, al ver que todas las demás casas luchan descaradamente por tener la oportunidad de unirse a la casa Vaciliev por medio de un matrimonio con su primogénita. Todo el mundo habla de los secretos que envuelven a estas dos casas, sin embargo, nadie se atreve a confirmarlos. Sus secretos se mantienen a salvó hasta que las invitaciones para formar parte del Harén de Romel Deliens son enviadas y la mismísima, Estefanía Vaciliev decide participar en el. El destino esta empeñado en unir a Romel Deliens y Estefanía Vaciliev, los primogenitos de las casas mas importantes del mundo, aunque sus famili9as se ha empeñado en mantenerlos alejados. Por coincidencia Estefanía , quien ha crecido lejos de su familia, oculta del mundo, bajo una identidad diferente a quien realmente es. Recibe una invitación para formar participar en el Harén de Romel Deliens, competir con un grupo de mujeres por el la atención y el amor de el primogénito de los Deliens y soltero mas cotizado. Aunque la practica de los Harenes desapareció décadas atrás, los hombre Deliens de3manera secreta celebran la mayoría de edad, formando un Harén, dentro del cual solo seleccionan a las mujeres mas hermosas para estar en él. Romel se niega a llevar acabo esta arcaica tradición, al ver el daño que este le causo a su madre, fue testigo fiel de como eso la destruyo, sin embargo, se ve obligado por su padre. De mala gana se presenta ante el grupo de jóvenes que ansían ganarse su corazón; pero solo una de ellas llama su atención, Fania, quien no es otra que Estefanía Vaciliev, ambos quedan embelesados por el otro y comienzan a acercarse, hasta que terminan completamente enamorados uno por el otro, no obstante, las intrigas de las otras jóvenes quienes a todas costa buscan la atención de Romel, terminan separándolos. Estefanía desaparece por completó de la vida de Romel, dejándolo completamente destrozado, el la busca por años, hasta que sorpresivamente para el mundo Estefanía es presentada ante la sociedad y Romel descubre que es Fania, la ,mujer que le robo el corazón. Romel busca explicaciones; pero Estefanía se niega a dársela, para ella el joven Deliens, no es mas que el hombre que se burló de ella, ambos se enzarzan en una pelea en la que ninguno de los dos quiere dar tregua. Sin embrago, el amor que sienten uno por el otro es mas fuerte que ellos y terminan juntos una vez más, aclaran malentendidos y pese a la oposición de sus familias, luchan por su amor.

Capítulo 1
ESCASEZ DE HOMBRES

A finales del año 2022 los nacimientos de varones se redujo a uno por 10 nacimientos de mujercitas, ¿a qué se debió?, nadie supo explicarlo, no al menos de manera coherente, algunos científicos lo atribuían a cuestiones hormonales por la gran cantidad de químicos en los alimentos, la contaminación y cosas por el estilo, también hubo quienes le encontraban una razón divina, dios castigaba al hombre por no valorar a la mujer, otros incluso culparon al cambio climático, al final de cuentas todas las explicaciones terminaban en un solo responsable, la humanidad misma.

Esta situación perduró por décadas, se estarán preguntando, ¿y eso en que puede afectar al mundo?, pues lo hizo al grado de cambiar leyes, sistemas políticos, convivencia social y distribución del mundo. ¿Por qué?, porque al no haber hombres disponibles para la sobrepoblación de mujeres, no tardaron en hacerse presentes los problemas sociales por infidelidades, divorcios, hijos sin padre, entre muchos más.

Ante esto, el gobierno de ese tiempo optó por tomar una práctica antigua conocida como los harenes. Los que eran comunes durante los sultanatos otomanos; un conjunto de mujeres bajo la dependencia de un solo hombre, sí, coincido con ustedes, no fue la más brillante de las soluciones; pero los saco del paso.

A cada hombre se le permitía tener hasta 10 mujeres en su harén, claro que aquellos con mayor posibilidad económica, tenían un número mayor de mujeres, dijeran por ahí, “hasta para aventar para arriba”.

De la formación de harenes, nacieron las casas, al un solo hombre formar un harén con cerca de 20 mujeres, aunque no tuviera hijos con todas, se formaba una casa que obviamente tomaba el apellido del hombre en cuestión y así el mundo se fue reduciendo a casas.

A lo largo de años e incluso siglos las casas permanecieron aún y cuando los harenes desaparecieron, sí, desaparecieron, en algún momento se comenzaron a dar cuenta que esa acción no traía grandes beneficios, además, de que esa práctica fue reduciéndose solo para aquellos que tenía la posibilidad económica para mantener a 20 féminas.

Como se mencionó anteriormente se formaron grandes casas, dentro de las cuales las de mayor importancia mundialmente eran dos, La casa Vasilief y la Casa Deliens. Cada una vio los harenes como la oportunidad para firmar alianzas que harían crecer sus casas y fortunas que las llevaría a ser lo que eran hoy en día, los imperios empresariales más grandes del mundo, no tenían competencia, solo entre ellos podían competir; pero no lo hacían cada una crecía en sus ramos, lo único que buscaban era aliarse entre ellos; pero la vida no se los había permitido.

La casa Vasilief estaba relacionada con todo lo que tenía que ver con agricultura, ganadería, producción de materias primas renovables y un sin fin de inversiones más. Con lo único que esta familia no fue bendecida fue con una mujer, es decir, todos los hijos de esta familia eran varones, claro que había mujeres; pero no eran descendientes directos de la casa, eran mujeres de otras casas que se convirtieron en las esposas de los hijos Vasilief.

El mismo mal aquejaba a la casa Deliens, esta era la razón por la que estas dos casas no podían aliarse, tenían inversiones en conjunto, en ocasiones se asociaban en ciertos proyectos; pero nada afianzaba más una alianza como lo hacía un matrimonio que uniera a las dos familias en una sola. El conglomerado Deliens se involucró en todo lo relacionado con servicios básicos, luz, agua, gas, petróleo, y muchos otros rubros.

El poder de estas dos casas era inmenso, todos los que pertenecían a ellas eran lo más cercano a un dios para los demás, aquellos pobres mortales que ni en sus mejores sueños tendrían la oportunidad de estar cerca de formar parte de una de estas dos familias.

Algo que distinguía a la casa Deliens era que fue la única que continuó con los harenes, al inicio lo hacía abiertamente, sin embargo, al tiempo que esta práctica desaparecía, la familia fue haciendo de ésta algo más privado, en la actualidad incluso se había vuelto un rumor, contado por aquellos que manifestaban algún descontento hacia esta casa.

Los Deliens sabían bien cómo ocultar sus acciones, no querían ser juzgados por sus inferiores, por lo que transformaron los harenes en una tradición familiar secreta que solo los involucrados tenía a bien conocer los detalles. Todo aquel que se atrevía a cuestionar a algún miembro de la familia sobre el tema, que realmente eran un pocos los valientes, eran de inmediato exiliados de la sociedad como si tuvieran la peste.

Los años pasaron, sin esperanza de que en alguna de las casas naciera una mujer, por lo menos para la casa Deliens así fue, la última pareja de linaje directo de esta casa estaba conformada por Alexander Deliens un hombre alto y muy bien parecido de personalidad imponente, era el primogénito de la generación más reciente de los Deliens, contrajo matrimonio con Sophia Bes, de la casa Bes obviamente, no era de las más poderosas; pero aceptable, además de que Sophia poseía una belleza mística y adorable como si de una ninfa de bosque se tratara, conquistó el corazón de Alexander a primera vista.

La pareja llevaba un año de casados cuando le dieron la bienvenida a su primogénito, un chiquillo regordete de mejillas rosadas que heredó la mirada ámbar de su madre y la presencia magnánima de su padre. Nombrado Romel Deliens.

El mismo año que la pareja Deliens contrajo nupcias, también lo hizo el primogénito de los Vacilief, Owen Vasilief, un hombre que poseía un gran atractivo físico acompañado de una personalidad dura y arrogante, su esposa Nora Vasilief era una mujer de carácter fuerte, decidida, sin problema alguno en expresar su opinión fuera cual fuera.

Esta pareja tardó un poco más en tener a su primer hijo, no fue hasta dos años después del nacimiento del primogénito Deliens, que la pareja tuvo por primera vez a su bebe en brazos.

Al contrario de todas las embarazadas de las grandes casas que anunciaban con bombo y platino sus embarazos al igual que el sexo del bebé, los Vacilief mantuvieron el embarazo de su bebé lejos del escrutinio social, por decisión de Nora quien era realmente la que decidía en ese matrimonio, no se dio a conocer públicamente su embarazo y ni que decir del sexo de su bebé, jamás se reveló abiertamente si sería niño o niña.

-¿no estás contenta querida?, tendremos una niña, la primera mujercita Vacilief, después de tantos malditos años, es una Vacilief directa, nuestra primogénita- la emoción desbordaba en las palabras de Owen, extasiado porque su hija sería la primera niña en la casa Vacilief.

- Claro que lo estoy- la preocupación era evidente en el tono de Nora

- Pero me angustia que mi hija se convertirá en carne de sabuesos, toda su vida se verá

Acosada por rufianes que solo querían formar parte de esta familia- agregó con desdén.

- Querida eso no será así- replicó su esposo

- Eso no lo puedes asegurar Owen, no me negarás que tú también ya has pensado en sacar provecho de ella, espero que no hayas cometido la imprudencia de reunirte ya con Alexander Deliens- demandó Nora con voz fuerte, mantenía un rencor inexplicable hacia los Deliens, que ni su propio marido se atrevía a preguntar la razón.

-Por su puesto que no- respondió de inmediato Owen ofendido - Amo a mi hija, como lo que es, sangre de mi sangre, no como una moneda de cambio- aseguró

-Si es verdad lo que dices, estarás de acuerdo conmigo, mantendremos a mi pequeña lejos de la ambición de todas la casas,-

-¿cómo?, encerrada en una torre- dijo Owen con sarcasmo - eso será imposible- aseguró

-Claro que no, he pensado en enviarla con mi nana, es una mujer adorable, preparada, podrá cuidar de ella-

-Sugieres que me separe de mi hija, es inaceptable, no lo haré-

-A mí también me duele, en el alma; pero no la dejaremos sola, iremos a verla, nos mantendremos lo más cerca de ella como sea posible, es por su bien Owen, no quiero que mi hija sea perseguida- suplicaba Nora aferrada a la camisa de su esposo.

-No me separaré de mi hija- dijo Owen tajante a un así abrazo a su afligida esposa, la mirada de dolor que ella le dedicaba lo desarmaba por completo.

La discusión tomó pausa en ese momento, no volvieron a tocar el tema hasta que dentro de la sociedad comenzó a esparcirse la noticia de que los Vasilief por fin tendrían una niña. La noticia causó tal alboroto que hasta magnates de grandes empresas se pusieron en contacto directo con Owen, en busca de un matrimonio arreglado, algunos manifestaron sus intenciones de manera discreta; pero otros fueron demasiado directos.

-No sé de donde has sacado esa información; pero aún desconocemos el sexo del bebé- respondía de manera amable Owen a los interesados.

Sorprendido llegó a donde su esposa - increíble, parecen buitres rondando un cadáver- exclamó él.

-Te lo dije, ni siquiera ha nacido y ya es acechada, ¿quieres que tu hija viva de esta manera?-

Por su puesto que no; pero tan solo de pensar en alejarme de ella se me parte el corazón- respondió Owen afligido

-La mantendremos con nosotros por un tiempo, oculta, no quiero perderme sus primeros pasos, ni palabras; pero llegado el momento la enviaremos con mi nana y una vez que esté preparada para hacer frente a todo lo que revoloteará a su alrededor, la tendremos con nosotros de nuevo- explicó Nora, parecía fuerte; pero en su interior la tristeza la invadía.

Cuatro meses después dio a luz a una hermosa niña con los ojos verde esmeralda, parecía dos joyas deslumbrantes. Claro que la noticia de su nacimiento no se pudo ocultar; pero los Vacilief tenía todo planeado y no permitían que nadie se acercara a su pequeña argumentando que estaba muy enferma y delicada, no podían verla ni tocarla sin extremos cuidados.

Aun así la casa se mantenía llena de obsequios de lo más extravagantes y costosos para la primogénita de los Vacilief, los interesados comenzaron a labrar el camino para colocarse dentro de los favoritos de la familia.

La dulce Estefanía Vacilief solo vivió junto a sus padres por casi dos años, fue enviada a una pequeña finca de la familia cerca de Londres, ahí sería educada por quien una vez fue la nana de su madre.

Susan Williams crió a Nora, era estricta en algunos aspectos; pero siempre le brindó cariño, le enseñó el respeto a sí misma. Nora estaba segura de que bajo su cuidado su hija sería una excelente mujer, además, ella también participaría, se mantendría cerca de su pequeña lo más que pudiera, participaría en su vida tanto como su presencia no le causara daño.

Junto a Estefanía viajaban sus padres, permanecieron junto a ella por dos meses, para que la niña no resintiera su alejamiento, la pequeña se divertía de lo lindo en aquel lugar, podía salir al jardín a jugar, actividad que en casa de sus padres no habían podido hacer, por el temor a que alguien estuviera cerca y descubriera que estaba más sana que un roble.

Poco les duró el gusto, unos meses después alguien descubrió el paradero de la niña y comenzó el asedio de nuevo, la familia anunció que trasladaron a la pequeña a ese lugar para que su salud mejorará.

Con recelo los Vacilief tuvieron que admitir que mantener a su hija alejada de aquellos tiburones no sería tarea fácil, por lo que muy a su pesar optaron por ocultar el paradero de su niña, cambiándole hasta el nombre, usaron todo su poder para ocultar todo rastro de ella.

-Hay un tema que quiero platicar contigo- dijo seriamente Owen

- De que se trata- quiso saber algo preocupada Nora

-He demostrado que quiero lo mejor para mi hija, y he pensado que nadie, ninguna de las familias ni casas la merecen; pero no deseo que esté a merced de cualquier impostor, sé que confías en que crezca y se convierta en una mujer sensata, pero si no es así, considero que es necesario tener un respaldo para su seguridad- explicaba él

-Estaremos ahí para protegerla- aseguró Nora

-Sabes que los únicos que no se me acercaron a hacerme ofertas fueron los Deliens- dijo él mirando directamente a su esposa, con esa explicación decía todo lo que tenía que decir en realidad.

-Jamás- aseveró Nora - Mi hija no formará parte de esa familia- aseguró

-

¿por qué?, son los únicos que están a su nivel- inquirió Owen

-Sabes muy bien por qué, ellos no respetan a sus mujeres, mi hija no merece estar a la sombra de nadie, no estará con un hombre que solo la usara de pantalla ante la sociedad y tendrá que compartir su amor con quien sabe cuántas mujeres más- señaló furiosa

- Esos son solo rumores, nadie ha podido comprobar que sea verdad que siguen formando harenes, por dios, sería muy evidente- argumento Owen

- No comprometemos a mi hija con los Deliens- aseveró Nora

-Haré lo que considere mejor para ella- prometió Owen sosteniendo la mirada de su esposa.

Descargar libro