back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Al CEO Y La Heredera

Al CEO Y La Heredera

Daniele Oliveira

5.0
calificaciones
5.5K
Vistas
35
Capítulo

"El Primer Hermano, La Primera Compañía, El Primer Amor" Lauro era un hombre completamente insensible, no le importaba nadie, y las mujeres siempre fueron meros objetos en su mano, conservó una lista, donde marcaba cada vez que lograba tener sexo con una modelo, pero todo cambia cuando conoce a Poliana, quien era la señora de la limpieza en la empresa donde Lauro era director general. Un gran secreto los unirá, pero ese mismo secreto los separará. "Hay una bastarda entre nosotros y ella podría recuperar toda su fortuna, ¡no la dejes llegar al poder!" “Ninguna mujer logró llegar al fondo de mi corazón, me acerqué a ella para seducirla y engañarla, después de todo ella no se quedaría con todo lo que a mi padre le tomó toda la vida conquistar, esa herencia nos pertenece. Pero mi corazón de hielo comenzó a romperse, y luego por ella, mi peor enemiga, ¡nunca podría haber sentido esto por ella, la bastarda, entonces ella! ¿Está por ahí? rompí la barrera que creé, y ahora está dentro, hice todo lo posible para sacar ese sentimiento de mi pecho, pero pude intentarlo mil veces, y mil veces fallaría, no puedo olvidarlo". “Antes yo era de todos, y hoy no soy ninguno de ellos, aun sin que ella lo supiera, ella se convirtió en mi verdadera dueña, ¡maldito día que la conocí! Antes era un hombre equilibrado, mi vida sexual era activa e intensa, y hoy no puedo tener sexo con ninguna otra mujer, solo pienso en ella, no soporto verla con otra persona, me tortura por dentro. , me destruye poco a poco, sera que alguna vez me perdonara? El bastardo es el heredero de todo esto, mi Familia nunca lo aceptará, harán todo para destruirla, ¡pero yo no lo permitiré!” "¡Ella también es una Bravo!"

Capítulo 1
Capitulo 1

¿Cuando todo empezó? Es una pregunta que no sé cómo responder, lo único que

sé es que el odio siempre ha sido lo que nos une a la Familia Oliveira. Siempre

compitieron con nosotros, en la Ciudad de Alvorada no cabía más

que un dominante, teníamos sed de poder, siempre quisimos apoderarnos

de lo que era nuestra sangre y el odio nos unía, pero nadie sabía lo que estaba

guardado . en el pasado de esas dos familias, algo que podría unir y

separar, un secreto que acabaría con nuestras vidas.

Hace muy poco tiempo que murió mi padre, antes de cerrar los ojos

para siempre me dijo:

- Lauro, deja de ser tan arrogante, deja de pisar a la gente.

Se estaba muriendo, obviamente dije que me 'Arreglaría',

mentira convencional, nunca me desharía de mi arrogancia, ya que no

la considero un defecto, sino mi mayor activo.

Aún recuerdo ese día, llovió, tronó y aún así,

la muerte de mi padre me perseguía más que a nadie, de hecho Logan y

Lorenzo parecían querer deshacerse del anciano, claro, heredaríamos todo

el patrimonio, nosotros sería rico, poderoso y envidiado.

Pero lo que más me llamó la atención ese día fue cuando me dijo:

- Encuéntrame Lauro, encuéntrala, y protégela de todo mal, no dejes que

tu madre rompa con ella, no dejes que tus hermanos la masacren. ¡Sé que

eres el único que puede protegerla de ellos! No dejes que te lastimen.

¿De quién estaba hablando? No lo sabía, pero mi madre inmediatamente

quiso callarlo, era un secreto tan increíble, no quería

que abriera la boca justo en el momento de su muerte, para mi madre, él lo llevaría

a la tumba.

Julius Bravo había muerto, el dolor se había apoderado de Dawn City, era el

fnal de la vida de un gran hombre, ¿y a quién le importaba

eso realmente? La vida no pararía, al contrario, la gente se lamentaría y

lloraría un día o dos después todo esto habría pasado, las máscaras que

lleva la gente esconden la falsedad que habita en el alma de todos los hombres,

nada es absolutamente cierto, y todo nada. más que apariencias.

Tres días después de ese velatorio, Gimenes, el fel abogado de mi padre, por

fn abriría el testamento, obviamente estábamos tranquilos,

al fn y al cabo no había lugar para sorpresas, ¿no? Equivocado, el anciano

insistió en embrujarse después de tres días de muerto, Gimenes dijo que el

testamento había sido dividido en dos partes, y que la primera sería leída

normalmente, sin embargo la segunda tendría que esperar a ser abierta en

presencia de un cuarta persona, ¿qué cuarta persona? Yo me preguntaba.

Esa noticia me sacudió mucho, ¿quién era la cuarta persona? Estaban todos los

herederos legítimos, pero Gimenes nos explicó:

- ¡Cuidado! Voy a leer la primera parte del testamento de Júlio

Bravo, fallecido hace tres días:

“En primer lugar, soy consciente de que si estáis allí leyendo este testamento es

porque ya no estoy entre vosotros. No estoy loco, disfruto de todas mis

sanas facultades metaleras, y por eso escribo con la ayuda de mi querida amiga y

Abogado Gimenes, no quiero que desobedezca mi última voluntad y le pido

que la respete. Esta carta está llena de remordimientos y resentimientos, y

sé que mis tres hijos me odiarán por ello, mi esposa, con quien

compartí mi vida durante tanto tiempo, también estará triste y devastada por

mi decisión, pero antes que nada, pido que me entiendas, es mi último

deseo.

Las tres Multinacionales se las dejo a mis tres hijos que cada uno maneja

cada una con sumo cuidado, a mi esposa le dejo toda la

Red de Supermercados Bravo, a Gimenes le dejo la línea de Zapatos Bravo.

Las fncas, las ganaderías, las farmacias, las fábricas y todo el conglomerado

'GBL' (Grupo Bravo LTDA), se lo dejo a mis tres hijos: Lauro Bravo,

Lorenzo Bravo y Logan Bravo.

Espero que sepan disfrutar con cariño todo lo que he logrado con

mucho trabajo y que la ambición no se apodere de sus

corazones.

Ahora diré lo que no tuve el coraje de decirle a mis tres hijos, yo,

Júlio Bravo, guardo un secreto, un secreto que me consumió hasta el último

día de mi vida, han pasado más de 30 años, todavía estaba joven e

impetuosa, mi alma aún no había caído en el limbo de la amargura.

Conocí a una chica, era hermosa, era algo prohibido y yo lo sabía, ella

también lo sabía, pero nos dejábamos llevar por la pasión, no pensábamos

en otra cosa. Solo queríamos amarnos, hasta que terminó pensé que

terminaría, pensé que era un sentimiento pasajero, pero se hizo

más y más fuerte. Era incontrolable, cuando te enamores

sabrás de lo que hablo. Luché con valentía, iría con ella a

cualquier parte, pero era un amor imposible.

Tuve que aceptar eso, sucedió una tragedia y ella se

alejó de mí. ¡Ella nunca podría perdonarme, nunca! Pensé que no

soportaría vivir con su desprecio, fue cuando conocí a tu madre,

Catarine me dio la fuerza que necesitaba en ese momento.

Después de un tiempo de enterarme que el amor de mi vida estaba embarazada,

fui a buscarla, pero estaba escondida de mí. Renunciaría a todo para estar con ella,

incluida Catherine. El amor te lleva de una manera que

simplemente no puedes mirar hacia atrás.

Para mi mayor desgracia, cuando dio a luz, falleció, ¡fue el

día más triste de mi vida! Nunca conocí a la bebé, sé que es una niña, pero no

me dejarían conocerla, nunca la he visto, siempre la he amado, si supiera mi hija

cuánto la amo, sin nunca haberle visto la cara, ni haberla tocado en

el pelo, es un dolor casi insoportable, la amo, porque es la hija de la

mujer de mi vida.

Tengo que recompensarla de alguna manera, nunca podría darle nada

en vida, pero lo haré en la muerte. Sé que eres demasiado ambicioso

para entender mi decisión, y Catarine hará cualquier cosa para convencerte de

que estoy loco, pero no lo estoy.

Dejo, con todo el coraje que me queda, un testamento que solo debe

abrirse frente a mi heredera, ella es mi hija y sucesora, ella

decidirá lo que debe hacer con mis otros herederos, si se parece a su

madre, Sé que hoy es una persona justa y íntegra. No me defraudará,

de eso estoy seguro.

No abra la segunda parte del testamento. No desprecies mi voluntad.

“Con amor, Julio Bravo”.

Esa habitación estaba en completo silencio, nadie se atrevía a abrir la

boca, el miedo estaba latente y presente, estábamos asombrados.

Logan fue el primero en preguntar:

- Eso no puede ser cierto, ¿verdad, Gimenes?

- Claro que es verdad Logan, ¡¿no viste lo que escribió tu padre?!

Tiene una hija perdida, y nuestro deber es encontrarla y darle lo que le

pertenece.

Me enfurecí con esa frase, y le respondí:

- ¡No vas a buscar a nadie Gimenes! Olvidarás lo que dijo el Sr.

Júlio allí, incluso romperás esa segunda parte, el cabrón no tomará

nada, ¡me escuchaste! ¡Ese maldito bastardo no aceptará nada, esta carta es una

falta de respeto a mi madre! ¡ Este testamento es tan ridículo que ni

siquiera vale la pena comentarlo!

- ¡Estoy de acuerdo! Dijo Lorenzo, que ya se caía borracho a las 10 de la mañana.

- No puedo hacer eso Lauro, tu padre ya registró el testamento, y creo que es

un deber moral buscar a la cuarta heredera, a la que llamas bastarda,

¡pero no te culpo! No sabes la verdad. dijo Gimenes.

- ¡¿Que verdad?! —pregunté, pero mi madre cambió de tema.

- No hay verdad, lo único cierto aquí es que Julius estaba

completamente loco, donde se ha visto a sí mismo, deliraba. Sabía que tu padre

saltó la cerca, ahora dejando una fortuna a un bastardo que ni siquiera ha

conocido en su vida, ¡eso es demasiado para mí! Catarina se enfureció.

- Estoy de acuerdo, tiene razón, esta mujer era un asunto pequeño, ¿y ahora se va a llevar una

parte considerable de nuestros bienes? Lo siento, esto es como mínimo

inaceptable. Mostró a Logan todo su egoísmo.

- Lo siento Logan, pero como dijo tu padre, no fue solo una

aventura, él nunca conoció a su hija, y su herencia es una forma de redimirse.

- No lo defendas, Gimenes, todo esto es una tontería, ¡ni siquiera sabemos si la

niña realmente existió! Lorenzo completo.

- Claro que existe, incluso he empezado a buscarlo, y no pararé hasta

encontrarlo.

Tuve que interrumpirlo:

- ¡Ya le dije a Gimenes, no busques a nadie! Esta mujer hay que

olvidarla, si es por falta de dinero, ¿cuántas ganas tienes de olvidarte de este

cabrón y dejarlo todo en el pasado?

- ¿Estás tratando de comprarme a Lauro? Si esa es la intención, sepa que no

me voy a vender, ¡voy tras la cuarta heredera! Y va a abrir el segundo

testamento.

Descargar libro