back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Triple penetración

Triple penetración

Emilia Dark

4.9
calificaciones
304.8K
Vistas
67
Capítulo

Un encuentro casual en la tienda me dio la oportunidad de ser una mujer adulta. Eso me hizo perder mi virginidad. Ruslan me enseña cosas interesantes, y podría ser mi novio, pero aquí aparece: un hombre elegante en un Mercedes clase S. Me pide que le muestre todo lo que puedo, y quiero que me preste su atención. Él tiene grandes exigencias para las chicas. Tengo que ser obediente y diligente en todo tipo de sexo. Y esta noche es una noche especial. Hoy esperamos a sus amigos. Hoy habrá una triple penetración...

Capítulo 1
Reunión con un compañero de clase

Sentí un dedo clavado bruscamente en mi carne. Sintiéndome un poco incómodo al principio, me moví nerviosamente, lo que provocó que un increíble placer se extendiera por mi cuerpo.

Al darme cuenta de que esto no era suficiente para mí, comencé a mover mi pelvis hacia arriba y hacia abajo, obligando a mi dedo a penetrar más profundo y afilado.

– ¿De verdad no has tenido novio todavía? – preguntó un compañero de clase, – Ya eres adulta, es hora de decir adiós a la infancia.

Parecía emocionado. Y yo mismo estaba ardiendo con el deseo de despedirme de la virginidad, y no me importaba que ni siquiera me gustara Ruslan.

Manejó hábilmente sus manos, tocando mi cuerpo como si fuera un piano. Cuando me acarició el pecho, me morí de placer.

Y cuando separó mis labios sexuales con sus dedos, penetrando dentro, solo podía imaginar su pene en lugar del dedo. ¡Tenía muchas ganas de ver la polla de Ruslan lo antes posible!

– Tuve novios, simplemente no se trataba de sexo. – confesé – Había gente sin experiencia.

– Tienes suerte de que nos hayamos cruzado hoy. Quiero que recuerdes este día.

– Lo recordaré... – susurré, hundiendo la nariz en la almohada de la emoción, y vívidas escenas pululaban en mis pensamientos sobre cómo me tomaba una polla en mi boca. Una vez tomé una polla de un exnovio en la boca, así que sé cómo hacer una mamada.

– Solo trata de hacer todo con cuidado para que no haya dolor, – gemí, languideciendo de deseo y mirando el fuego no menos oscuro y emocionante en los ojos del tipo.

– ¿Quieres que te penetre lentamente? – Ruslan sonrió burlonamente, lamiendo lentamente sus labios y luego su dedo, que hasta hace poco estaba dentro de mí.

Sin demora, me acerqué al tipo, me levantó en sus brazos y me llevó a la habitación contigua.

Después de acostarme en una cama preparada para los siguientes pasos, comenzó a quitarme la ropa restante y cubrió mi cuerpo con besos ardientes, bajando cada vez más.

No me arrepiento ni un poco de haberlo conocido hoy e inmediatamente acepté ir a visitarlo. Fue como un regalo de arriba. He estado pensando en el sexo durante tanto tiempo, pero no había parejas adecuadas. No quiero joder con nadie de la calle.

Ruslan apareció muy a tiempo y se ofreció a ir con él.

– No puedo esperar a ver tu polla. – Susurré juguetonamente y luego le pedí que cambiara de posición. Mientras estaba en una posición de vaquera, comencé a frotar mi pecho contra su rostro.

Sintiendo un bulto que se endurecía en la bragueta de Ruslan, sonreí triunfalmente y me retorcí sobre él con suaves movimientos de mis caderas.

Ruslan comenzó a gruñir con impaciencia y lujuria. El chico inmediatamente se pegó a mi clítoris con su boca. Chupó mi clítoris con tanta furia y pasión que gemí ante sus caricias.

Me agarró, paseando sus manos por mi pecho y mi espalda, tirando sin contemplaciones de los pezones y al mismo tiempo lamiendo mis labios inferiores y chupando el clítoris.

Gimiendo de placer, me moví frenéticamente en diferentes direcciones, guiándolo, pero el chico se las arregló bien sin mi ayuda.

Decidiendo también darle al chico mi ternura, me incliné hacia su pene y me sorprendió notar que ya estaba un poco marchito. Apoyando mis labios contra él, y aún en la posición sesenta y nueve, humedecí el pene con saliva y me deslicé a lo largo de él, primero en movimientos suaves y luego ganando impulso.

Habiendo expuesto la cabeza de la polla, la toqué suavemente con mis labios y comencé a chuparla, profundizando gradualmente la mamada. Al darme cuenta de que no podía lograr una buena erección, comencé a chupar con más diligencia.

Pasé mi lengua por la brida y, humedeciendo abundantemente con saliva, pasé mis manos y mi boca sobre su polla, mientras rodaba los testículos del tipo en mis palmas.

Por una sobreabundancia de placer dentro de mi cuerpo, quería hacer algo especial para el chico. Me incliné y tiré suavemente de sus bolas hacia abajo. Acerqué los huevos al ano y me sorprendió notar cómo se tensaba la polla del tipo.

Las venas azules eran visibles en la polla, me llamaron la atención. Me gustaba mirarlos y admirar su pulsación. Decidí que debería seguir jugando con huevos, al chico le gusta.

Agarrando mi escroto con mis dedos, decidí probar mi teoría y nuevamente bajé un poco las bolas, como lo había hecho un momento antes.

Al ver la reacción del chico, continué con la acción sin complicaciones, sin olvidar pasar mi mano sobre el pene endurecido.

Chupé la polla con placer, y tomé los testículos en mi boca. Solía ​​tratar de lamerle las bolas a mi exnovio, pero no me gustaba. Resulta que hay algo en ello. ¡Para Ruslan, hago todo esto con gran placer!

Exteriormente, Ruslan nunca se ha distinguido por la belleza. Pero tampoco se le podía llamar monstruo.

Había algo en este chico que me llamó la atención. Pero lo más importante es que de él emanaba un olor tan loco y atractivo que me volví loco.

Continuando a tragarme su pene, nuevamente me dirigí al agujero trasero, bajando automáticamente mi palma hacia abajo. El pene se endureció y al rato creció tanto que no me cabía en la boca.

Cada vez que lo tragaba lo más profundamente posible, sentía que la cantidad permitida de líquido salival se desbordaba y comenzaba a derramarse por el borde de mis labios, bajando lentamente por mis brazos y luego por el pene del tipo, abriéndose paso hasta su trasero.

– Para ser virgen, tienes bastante conocimiento sobre el sexo oral. Ruslan me elogió. – ¿Dónde aprendiste a chupar así?

– Tuve un buen maestro. – respondí evasivamente, tomando aire luego de una profunda mamada.

– ¿Y qué, no pudo follarte? ¿O no quería?

– Todo fue difícil allí. – Sonreí. – Más bien no quería. Pensé que la primera vez debería ser especial.

– E inmediatamente accediste a ir conmigo. ¿Quieres que tome tu virginidad?

– Ni siquiera sé, antes no me gustabas, pero hoy, cuando te conocí... Algo pasó por mi cabeza.

Descargar libro