back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
(+18) LA FAVORITA DEL PROFESOR

(+18) LA FAVORITA DEL PROFESOR

Abd

5.0
calificaciones
46.2K
Vistas
91
Capítulo

Nico Torres acaba de graduarse y recibió una propuesta de trabajo en un internado un poco alejado de la ciudad. El internado Morpho alberga alrededor de doscientos alumnos entre los quince y diecinueve años de edad. Y las estudiantes fueron muy entusiastas con la llegada del joven profesor. Excepto una. Y es ella la que le desordena la cordura hasta el punto de arriesgarlo todo por tan sólo saborear a... La Favorita del Profesor.

Capítulo 1
SINOPSIS Y ADVERTENCIA

LA FAVORITA DEL PROFESOR - M. Abdulhay

Nico Torres acaba de graduarse y recibió una propuesta de trabajo en un internado un poco alejado de la ciudad. El internado Morpho alberga alrededor de doscientos alumnos entre las edades de quince a diecinueve años de edad. Y las estudiantes fueron muy entusiastas con él.

Excepto una.

Y es ella la que le desordena la cordura hasta el punto de arriesgarlo todo por tan sólo saborear a… La Favorita del Profesor.

ROMANCE +18.

HISTORIA FICTICIA, DE MI ÚNICA PROPIEDAD.

DILE NO AL PLAGIO, ASÍ COMO A LOS PDF’S.

Toma asiento y prepárate para reírte y mojarte con la historia de Nico y Alex... Donde aprenderás por qué un exigente, serio y odioso profesor de español se puede llegar a obsesionar con una estudiante para nada convencional dentro de un internado privado y exclusivo con un evidente exceso hormonal en el ambiente

>Puso los ojos en blanco, bien, vaya modales de niña rica. La rizada asintió y se marchó avisandole a Alex que la esperaría fuera.

-¿Entonces?- preguntó altanera cruzando los brazos sobre el pecho, no pude evitar mirarla con diversión.

-¿Por qué no se sienta ahí, señorita?- dije señalando uno de los primeros asientos ahora vacíos. Suspiró pero lo hizo, mis ojos bajaron a sus piernas cerradas y apretadas, me imaginé a mi, con sus piernas sobre el cuello, enterrando mi cara en…-¿Por qué dejó la actividad de ayer sin terminar?¿Está usted my deseosa de bajar sus calificaciones en mi materia?

Frunció el ceño.

-Siempre he llevado bien Español- se defendió y asentí.

-Así es, con el antiguo profesor, que según veo, era un poco flojo- le entregué las hojas que imprimí- Pedí específicamente cuatro libros, aquí hay tres. Esto es inválido para mi e incluso puedo tomarlo como un acto de rebeldía de su parte lo cual necesitaría un castigo.

-Pero señor Torres- tragué grueso escuchando cómo me llamaba- ¿De verdad me hará eso?¿Reprobarme sólo porque faltó un libro?- estaba molesta- Al me

nos pongame una C pero no F.

-Lo siento, señorita Brown pero usted no me va a decir a mí cómo debo llevar mi trabajo- se cruzó de brazos y recordé la noche en el gimnasio en el que la vi en la misma posición sólo que más desnuda- ¿Al menos cumplió con la actividad de hoy?- lanzó la hoja hacia mi y le di una mirada de advertencia-¿Tiene usted problemas de conducta recurrente?

-Mierda, seguro habló con Coldman- murmuró para sí misma y la miré intrigado, ¿Qué podría decir el director Coldman sobre ella?- Mire, profesor, no sé qué piensa de mí o de lo que soy o de incluso cómo me comporto, pero soy una buena alumna- enumeró con los dedos- no hablo con nadie, no socializo con nadie, no llego tarde y sobretodo, cumplo con mis deberes- se puso de pie- Si tengo o no problemas de conducta, es un asunto para el consejero de la escuela, no para el profesor de Español- mi nuca se crispó, era toda una fiera- ¿Quiere reprobarme por no hablar de un maldito libro? Bien, hagalo.

-Cuide su lenguaje- le aconsejé y me miró furiosa- ¿Sabe qué? No quiero ser injusto con usted, señorita Brown, pero tampoco quiero que en mi primera semana aquí los estudiantes piensen que pueden hacer lo que les de la gana conmigo

-Ya conocí mucho de usted para ser la primera semana- murmuró desviando la mirada y con los muchos fuertemente apretados.

-¿Cómo dice?- pregunté haciendome el tonto.

-Nada, nada- dijo apresurada- ¿Y entonces, cuál es mi castigo?

No pude evitar soltar una carcajada.

-¿Está usted muy ansiosa de ser castigada?-esas mismas palabras, dirigidas a la misma chica pero en otro contexto serían my interesantes, carraspeé un poco- Ya pensaré en algo para que recupere su nota y, también, un poco de modales- su rostro se enrojeció y me pareció lo más tierno del mundo-Que tenga un buen día, señorita Brown.

-Sí, como sea- murmuró molesta caminando hacia la puerta con la mochila en el hombro y sin darse cuenta que se llevaba mis ojos pegados a su enorme trasero.<

Descargar libro