Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La Hija de mi Socio

La Hija de mi Socio

Viviana_t

5.0
calificaciones
194.1K
Vistas
35
Capítulo

Si ya leíste El Amigo de mi Padre, entonces tienes que leer esta novela. Trata de la historia de Lance y Charlotte. Lance ha crecido, convirtiéndose en un empresario exitoso y bastante atractivo, dueño de casi la mitad de la compañía de su padre. Pero este CEO se levantó solo, amasando su fortuna sin ayuda de Cauther. Por ende goza de su propia empresa. Sin embargo eso no lo libra de tener como socio al padre de la joven quien lo dejo colgado 10 años atrás… Charlotte por mucho tiempo estuvo enamorada de Lance, pero este arrogante castaño rompe su corazón cundo eran muy jóvenes y ella decide irse del país muy lejos de él. Entre los dos queda una brecha abierta que este CEO muere por cerrar para olvidar a la hija de la amiga de su madre, y la mejor manera para él de cerrar ciclos con Charlotte es llevándosela a la cama… pero esta morena no estaba dispuesta a ceder a sus caprichos y termina por hacerle la guerra. ¿Quién ganara?

Capítulo 1 Prologo

Esa mañana la brisa era fresca y refrescante a comparación de los días anteriores tan calurosos y agobiantes, Charlotte disfruto sinceramente de los pocos minutos que tuvo estando sola en el jardín de la casa de la amiga de su madre, hasta que Lance llego a arruinarlo todo con su presencia.

Estaba tan molesta con él, su actitud tan arrogante era irritante. No comprendía como es que todas sus amigas estaban enamoradas de él. Si, bueno, en su tiempo ella sintió algo por él, pero eso fue 4 años atrás antes de que la humillara delante de todos sus amigos.

Solo eran unos chicos, pero de igual manera le dolió mucho que él la tratara de esa manera. Ellos siempre fueron muy amigos, todo lo hacían juntos, desde que eran unos niños. Sus madres eran las mejores amigas y siempre se frecuentaban.

Sin embargo, después de su forma de tratarla aquella tarde, Charlotte se dio cuenta de que Lance era una persona frívola y para nada amistosa. Aunque su madre fuese una persona muy buena, él no lo era.

No tenía sentimientos, solo era un narcisista igual que sus tontos amigos. Ella creyó que podían ser buenos amigos hasta que se convirtieran en adultos y quizás hubiera pasado algo más, hasta su madre imagino que se llegarían a casar, pero aquellas imaginaciones estaban muy lejos de ser reales.

Ella no se casaría con Lance, ni seria su amiga… no quería nada con él. Un corazón frío como el de él no se merecía el amor que ella guardaba para alguien que realmente la quisiera por cómo era, una mujer sencilla sin aparentar lo que no era.

Y ese tipo de mujeres eran las que no le gustaba a Lance, él prefería a las interesadas cabezas huecas que se acostaban con cualquiera en la primera oportunidad que tuviera.

—No entiendes que no quiero hablar contigo, no me vuelvas a tocar y menos a decirme que no me quieres dejar ir. ¿Eso te queda claro, Acrom?

—No puedes seguir resentida por lo que paso hace años, solo éramos unos niños —responde fríamente, lo que le dio una punzada de dolor en su corazón.

—Y todavía preguntas porque no quiero estar cerca de ti, eres la personificación de la insensibilidad, Lance.

—Charlotte, estamos en otros tiempo, hemos crecido —le dice en tono bajo.

Ella mira aquellos ojos azules tan penetrantes, aprieta la mandíbula e intenta no dejarse llevar por su mirada tan hipnotizante. Ese hombre tenía algo que la descolocaba y no descubría que era.

—No quiero que me vuelvas a dirigir la palabra, Lance. Ya no quiero ser tu amiga, lo siento mucho, pero es lo mejor.

—¿Para quién?

—Para mí.

Aquellas palabras no le agradaron al joven, no esperaba que ella se tomara tan enserio aquel juego de niños de 4 años atrás. Frunce el ceño y nota seriedad en la mirada de ella.

—¿Solo por eso?, es una tontería, Charlotte —le reclama —. Nuestras madres son mejores amigas, tu madre viene cada dos días a la casa y la mía va a la tuya, ¿Cómo me vas a evitar? Además, estudiamos en la misma escuela.

Ella caya sus palabras, aplana los labios y luego traga saliva.

—Le he pedido a mi padre que me cambie de escuela, a partir de mañana no regresare a ese colegio —Lance ensancha los ojos al escuchar su noticia.

—¿Qué dices? ¿Por qué vas hacer eso? —no le agrado que ella no estuviera en el mismo colegio que él —. Te la has arreglado muy bien para que no te viera en 4 años, ¿Por qué te vas a cambiar?

—Porque si, y ya no me sigas preguntando nada. Ya te dije, no quiero ser tu amiga, ni saber nada de ti. Si pudiste ignorarme y humillarme cuando estabas con tus amigos, creo que el no verme por los pasillos te sentara de maravilla.

—No, Charlotte…

—Me canse de esconderme, Lance. Ya no quiero tener que ir caminando por los pasillos y evitarte cada vez que te vea acercarte con tus amigotes. ¡Me canse de eso!

Ella se encoje de hombros mientras que se aleja de él…

El joven castaño no podía creer lo que estaba escuchando, la mira alejarse sin que le importara nada, pero, ¿Por qué a él si le importaba?

—Espera… —la sostiene del brazo—. No te puedes ir.

—Sí, sí puedo…—se suelta.

—No, no puedes…

Lance la toma entre sus brazos envolviendo su cintura con el brazo, seguidamente de eso besa sus tiernos labios en un beso suave y gentil cosa que sorprendió a Charlotte.

[…]

—¡Ay dios mío! ¡¿La ha besado?! —exclama Serena sonriente mirando atreves de la ventana de la cocina —. Sabía que tu hijo sentía algo por mi hija.

—No deberíamos estar espiándolos, Serena. No le damos privacidad, además, creí que estaban discutiendo —responde Casey mirando por la ventana también.

—No seas tonta, como van a estar peleando y terminaron en un beso. Yo creo que habrá boda muy pron…

Pero las palabras de la morena se detuvieron al ver que su hija aparta a Lance y le lanza una cachetada al joven, lo que hace que la morena se paralice.

—¡¿Pero que ha sido eso?! —fue Casey la que hablo.

[…]

Lance estaba en schok y masajea su mejilla ardiente. Ella le había pegado muy fuerte, y a juzgar por su reacción al parecer su beso no le gusto para nada.

—No vuelvas a hacer eso —le advierte —. No te acerques más a mí, y ni se te ocurra seguirme, eres un idiota Lance.

—¿Por un beso? No crees que estas exagerando las cosas—ella aprieta los dientes.

—Tú no sabes nada, eres un imbécil.

Charlotte se da la vuelta y se aleja casi a paso veloz del jardín, Lance la ve partir, pero no la sigue. A cambio se queda pensando en lo sucedido, él siempre creyó que Charlotte sentía algo por él.

Todo el tiempo estaba detrás de él, hacían todo juntos, y por muchas veces que intento hacerle entender que quería hacer cosas él solo, ella siempre estaba a su lado. Eso le demostraba que ella estaba enamorada de él, pero con esa cachetada, se dio cuenta de que estaba equivocado.

Levanta la vista y la ve entrar en la casa.

[…]

La morena ingresa en la cocina y observa a su madre y su tía tomando café, la miran como si hubieran visto a un fantasma.

—¿Pasa algo hija? —Serena intento disimular lo que había visto allá afuera.

—Mamá, tengo que irme —la morena pestañea y se pone en pie.

—Pero si acabamos de llegar, bebé —sonríe dudosa.

—Dame el coche, yo lo envió con el chófer más tarde.

La morena observa a su amiga.

—Si tienen que irse esta bien, pasare mañana por tu casa y hablamos sobre la cena navideña —responde Casey aparentando normalidad.

—Está bien hija, nos iremos juntas.

Ambas se despiden de Casey y la dejan sola en la entrada de la casa… al cabo de varios minutos, aparece Lance como buscando a alguien.

—Si la estás buscando, ya se ha ido.

—¿Porque?

—Eso dímelo tú, ¿Qué es lo que paso, Lance? Charlotte parecía furiosa.

El joven no dice nada, a cambio de eso sale por la puerta y camina hasta su coche.

Su madre lo ve y niega.

[…]

Al día siguiente, Casey llega a la casa por la tarde luego de visitar a Serena. Deja sus cosas en la entrada justo cuando ve a su hijo bajar las escaleras.

—Madre, ¿fuiste a casa de mi tía Serena? —su madre lo ve furiosa.

—Sí fui.

—¿Charlotte sigue molesta conmigo?

La mujer guarda silencio.

—Charlotte se ha ido del país, Lance. Esta mañana se ha ido con su padre, la han cambiado de colegio. Ella misma le ha hecho la petición a su papá, ya sabes cómo es él… no dudo en complacer a su hija, además, a él no le gusta estados unidos.

Lance sintió como un sudor frío recorrer su cuerpo, la sensación fue desde sus pies hasta su cabeza. Y seguía repasando las palabras de su madre,

—¿A dónde se ha ido?

—No lo sé, Serena le prometió a su hija que no le diría a nadie para donde se iba, se marchó con su padre, pero fuese a donde fuese Charlotte pidió estaría sola.

—Serena es tu mejor amiga, ¿Cómo es posible que no te lo diga?

—¿Qué es lo que le has hecho para que ella tomara esa decisión? Serena está muy triste y molesta contigo, ambas sabemos que ha sido por tu culpa que Charlotte se fue del país.

Lance baja la mirada, no era posible que por un simple beso ella quisiera irse. ¿Solo para no verlo más?

< Me canse de esconderme, Lance>

Esas palabras no las olvidaría, pero tampoco le hallaba significado…

HOLA MIS AMADAS... PARA LAS QUE ME PIDIERON LA SEGUNDA PARTE DE ÉL AMIGO DE MI PADRE

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Viviana_t

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro